19 Feb

Lanzamiento Fase4Stereo BR-005 y fiesta de presentación sábado 23 feb

Fase 4 Stereo es el nombre bajo el que se cobija un nuevo proyecto de Ángel Álvarez, gestado entre abril de 2017 y febrero de 2019 y que ahora lanzamos en formato  CD (Digipack) como nuestra referencia BR005 , que puedes encontrar en nuestra tienda y escucharlo en nuestro bandcamp

Cinco cortes experimentales apoyados sobre «la banda magnética y otros asuntos, más o menos mundanos o no».

  1. Conversaciones múltiples cocinando en exterior.
  2. No demasiado breve apología inversa.
  3. Momento estacional deliberadamente confuso.
  4. Breve pieza para no comprar.
  5. Loop terrestre porque sí.

 

 

Esta nueva referencia tendrá su presentación, acompañada de visuales para cada una de las piezas, para un restringido número de espectadores en Linneo 2 (Madrid) el próximo sábado 23 de febrero a las 18:00h. Para poder asistir debes escribirnos a batir.records@gmail.com indicando el número de personas que quieren asistir. Antes del sábado os enviaremos la confirmación.

Os dejamos las palabras de Aldo Linares para el lanzamiento del disco.

Es así.
Acercarse y entrar en el cosmos de Fase 4 Stereo es coger un cable por donde la electricidad va avanzando, como el humo sobre la piel, en una transmisión que es una carrera de fondo por otras pieles sutiles y materiales, cercanas y ajenas. 

Es sonido expandido desde un eje. Fondo y forma, unidad y a la vez un remolino de variables que tienen el pulso de la curiosidad como bombilla brillante.

Esa bombilla, que tiene varias ramificaciones de audios que responden a nombres tan descriptivos como “Conversaciones múltiples cocinando en exterior”, “No demasiado  breve apología inversa” o “Loop terrestre porque sí”, es el circuito cerrado en el que Ángel Álvarez y sus aliados mecánicos suelta decibelios y frecuencias completamente vivas y absolutamente físicas, que podrían estar cerca del ambient o de los soundscapes, pero también de un punk esencial en su esencia que trata de tú a tú a las texturas que envuelven el contenido de este disco.

A lo largo de este soplo sonoro las capas audibles dejan escapar matices que se van revelando, poco a poco, como ventanas que van pasando frente a los oídos y recreando en su viaje la idea de la melodía a la que no le hace falta la melodía. Entonces, lo monocorde se hace mutante y todo se acelera y la duración del disco se pasa en un suspiro que es un impulso que nació del contacto de Ángel con su nueva residencia, en plena zona campestre. y que parece mostrar el poder del entorno para embrujarle y llevarle a su terreno en 4 periodos de estaciones con vida propia. 
A través de ese hechizo, lo aparente empezó a mostrar sus aristas a través de números reflejándose como cristales que una y otra vez han asomado a sus ojos, impactándole y a la vez dejándole ver una nueva realidad que, de algún modo, le ha metido en un tobogán que es muy parecido al trayecto de este artefacto.

¿Y qué queda? Queda el enigmático salto a este río de intensidades variables con la comodidad de los arrebatos de la inconsciencia y la inquietud de los temblores que delatan lo enigmático. Naturalezas que se hacen voces, números que se hacen espejos, composiciones que son lo que cada uno quiera que sean, tiempos y orejas que se hacen imágenes y ecos.
Ahí está Ángel Álvarez.
Así es.